cometas

Otro año que termina y la lista de sueños y metas que me propuse el año pasado sigue en blanco. ¿Soy un fracaso? Tal vez no, tal vez solo me perdí en el camino, tal vez comencé a trazar mi propio camino, tal vez descubrí que me cuesta trabajo caminar en línea recta, tal vez lo mío es darle vueltas al mundo hasta encontrar mi lugar, tal vez decidí que no quería cumplirlos, tal vez me convencieron de no hacerlo.

Al final del día, estoy aquí contando historias y recordando momentos, pensando en que habría sido de mi si hubiese cumplido tan solo la mitad de mis metas ¿Tendría un mejor trabajo? ¿Me pasearía en un lujoso auto? ¿Tendría un titulo universitario? ¿Habría viajado por el mundo? ¿Tendría los mismos amigos? ¿Sería feliz?

Puse sobre la balanza todas las cosas buenas y malas a las que me he enfrentado por no seguir mi planes y descubrí que están en perfecto equilibrio y que me gusta verlas así. Entonces me pregunte a mi mismo ¿Te arrepientes de algo? y la respuesta fue siempre un rotundo no. Tomé el camino difícil y caí, caí tantas veces hasta que aprendí a levantarme con orgullo, mostré las cicatrices que me hice en el camino y las hice parte de mi.

Le dije adiós a mis sueños y comencé a vivir, apague las luces y me concentré en sentir y adivina que, sigo aquí.

Advertisements